Sin Playa no hay Paraíso

Concurso de proyectos para pabellón temporal en el festival Paraíso.

Vamos a quitarnos los complejos de una vez por todas.

Sin playa no hay paraíso es una actuación efímera dentro de los límites del festival paraíso que pretende provocar un oasís disfrutón, sinuoso y fresquito para retomar fuerzas antes de darlo todo en el próximo concierto.

En medio del paisaje de la universidad complutense surge una topografía artificial de coloridas dunas que se elevan para conseguir espacios donde relajarse y desconectar y se hunden formando ligeras cuencas de agua para refrescar el ambiente y amortiguar el calor. Todo ello, rodeado de un suelo de arena fina que delimita el espacio a la vez que se funde con el entorno, advirtiendo la entrada a nuestra inusual playa. Podrás comer sobre las rocas, mojarte los pies en el agua o tumbarte bajo la sombra de los árboles al atardecer.

Vaya, vaya, al final aquí si que va a haber una playa.

//Las Dunas//
Bailar al ritmo de los mejores dj´s te dejará exhausto.
No hay nada mejor que tumbarse sobre unas dunas blanditas de pvc a reponer fuerzas entre concierto y concierto.

//La arena//
El verano comienza cuando sientes la arena de la playa entre los dedos de tus pies.
Ven y presume de estrenar la temporada de playa en Madrid.

//El Mar//
Pon en remojo y refresca tus pies mientras descansas apoyado en las rocas de artevia boreal.
Si piensas que este material es bonito durante el día más vale que vengas a verlo de noche.

Arquitectos:

Alejandro Caraballo Llorente, Carlos Rebolo Maderuelo, Ángel Cobo Alonso.

Encargo:

Festival Paraíso

Vía de participación:

Concurso público

Aquí puedes ver información adicional del proyecto:

Concurso de proyectos para pabellón temporal en el festival Paraíso.

Vamos a quitarnos los complejos de una vez por todas.

Sin playa no hay paraíso es una actuación efímera dentro de los límites del festival paraíso que pretende provocar un oasís disfrutón, sinuoso y fresquito para retomar fuerzas antes de darlo todo en el próximo concierto.

En medio del paisaje de la universidad complutense surge una topografía artificial de coloridas dunas que se elevan para conseguir espacios donde relajarse y desconectar y se hunden formando ligeras cuencas de agua para refrescar el ambiente y amortiguar el calor. Todo ello, rodeado de un suelo de arena fina que delimita el espacio a la vez que se funde con el entorno, advirtiendo la entrada a nuestra inusual playa. Podrás comer sobre las rocas, mojarte los pies en el agua o tumbarte bajo la sombra de los árboles al atardecer.

Vaya, vaya, al final aquí si que va a haber una playa.

//Las Dunas//
Bailar al ritmo de los mejores dj´s te dejará exhausto.
No hay nada mejor que tumbarse sobre unas dunas blanditas de pvc a reponer fuerzas entre concierto y concierto.

//La arena//
El verano comienza cuando sientes la arena de la playa entre los dedos de tus pies.
Ven y presume de estrenar la temporada de playa en Madrid.

//El Mar//
Pon en remojo y refresca tus pies mientras descansas apoyado en las rocas de artevia boreal.
Si piensas que este material es bonito durante el día más vale que vengas a verlo de noche.

Arquitectos:

Alejandro Caraballo Llorente, Carlos Rebolo Maderuelo, Ángel Cobo Alonso.

Encargo:

Festival Paraíso

Vía de participación:

Concurso público

Aquí puedes ver información adicional del proyecto:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad